lunes, 26 de enero de 2009

•Holidays.


Esto es lo último que puede que escriba en el mes, porque me voy a algarrobo, y no solo no tendré internet, porque si tuviera, no lo usaría.
No soy tan masoquista.
No quiero seguirme haciendo daño sin sentido.


Bueno...


Después de todo, sí tiene sentido hacerme daño. Aún así no quiero hacerlo. He pasado por cosas peores -bien por el que entienda- y no por un simple lío amoroso voy a bajonearme al 100%.




De todas las cosas que he de hacer, de todas las palabras que he de decir y los caminos que he de tomar... Quiero hacer lo que sea para verte sonreír. Quiero dedicarte las palabras más significativas, y luego dejar que el silencio hable por sí solo. Quiero tomar cualquier camino que me lleve a tí.
Quiero estar entre tus brazos y sentir que eres real. Quiero mirarte los ojos y saber que sientes lo mismo por mí. Quiero acariciar tus labios con los míos de improviso, y que así tengas claro que éste sentimiento no es en vano.
Juro que lucharé por tí.
Si algún día existiera un 'nosotros' entre tú y yo, ten claro que daré todo por estar contigo. Me da igual si soy desheredada de la familia. Me da igual si nos amenazan de muerte.
Siempre te voy a proteger. Dejaré que me disparen por tí.
Si es necesario, me iría de éste lugar junto a ti.
Ah... Si tan solo sintieras lo mismo... Ven, toma mi mano. Te invito a pintar un lienzo con los colores del amor. ¿Te preguntas cuales son esos colores? Cualquier color que usemos, mientras nos guste a tí y a mí, será el color correcto.
Ya sea verde, como las hojas de los árboles en primavera, o rojo, como la sangre al fluir desde un cuerpo en estado moribundo, o azul, como el reflejo del cielo en el mar...
Cualquier color que gustes, será perfecto.

Me estás matando lentamente... Y me gusta. Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario